cargando agenda...
 
  "Buscad el Reino de Dios y su justicia".  
Mateo 6, 24-34
Pastoral Juvenil / Vocacional

La educación tiene una clara dimensión vocacional implícita que está presente en todas nuestras decisiones y actuaciones pedagógicas. Nuestra propuesta educativa apunta a la formación de un determinado tipo de persona cuyo perfil se expone en el Ideario de los centros y en la Misión, Visión y Valores de cada colegio.

La persona que queremos educar se mira en el espejo de Jesús de Nazaret y en los valores y actitudes que la tradición cristiana ha ido proponiendo como marco de una vida humana lograda, feliz y proyectada a un futuro de eternidad. La vocación que promueve nuestro proyecto educativo es, pues, la vocación cristiana: “Educamos a la persona según el Corazón de Cristo” (Juan Pablo II a los Hermanos).

Para lograr esta orientación vocacional básica de la persona colaboramos con la libertad fundamental de cada ser humano y con la gracia de Dios, que cada cual ha de ir descubriendo y acogiendo como un don en su corazón. En este marco común nos movemos como educadores corazonistas.

Sin embargo, la cultura y sensibilidad actuales nos ponen en serios aprietos a la hora de abordar esta propuesta en la escuela y en la pastoral juvenil. Aun así, consideramos un deber el desarrollo de la cultura vocacional en la Escuela, la promoción de la vocación cristiana y el cultivo de las vocaciones de especial consagración, sobre todo a la vida religiosa de Hermano.

Nos orientan en esta tarea los criterios de pastoral vocacional, que forman parte de los Criterios Básicos de nuestra pastoral educativa, y estas cinco “claves vocacionales”:


  1. En una sociedad poscristiana, cerrada a la religión institucional, proponemos una nueva espiritualidad o, al menos, una vía de acceso a la misma: LA INTERIORIDAD.
  2. En una sociedad de “bienestar”, proponemos experiencias significativas de “ruptura” que provoquen planteamientos de fondo: el silencio, el contacto con los pobres, las peregrinaciones, los testimonios, el voluntariado, las convivencias, los retiros…
  3. En una sociedad saturada, aprovechamos las “rendijas” que nos ofrece nuestro trabajo escolar y pastoral para injertar el Evangelio y proponer el seguimiento de Jesús.
  4. En una sociedad plural, proponemos la identidad de la vocación de Hermano como una persona centrada, feliz y realizada en comunidad.
  5. En una sociedad individualista, apostamos por el acompañamiento personal.
    • Acompañamiento tutorial: entrevista o espacio de encuentro periódico entre el tutor y cada uno de sus alumnos/as para acompañar su recorrido académico, relacional, familiar y vocacional (inquietudes de futuro, elecciones académicas, maneras de emplear el tiempo, orientaciones frente a despistes personales…)
    • Acompañamiento pastoral: espacio de encuentro periódico entre el joven y su catequista, cuando aquél pertenece a un grupo de maduración de la fe y compromiso, en orden a elaborar un proyecto de vida cristiano.
    • Acompañamiento de discernimiento vocacional. Acompañamiento especializado realizado por el Equipo provincial de pastoral que desemboque en una opción de vida dentro de la Iglesia.
Nombre de Usuario:
Contraseña: